Una vez más, esta nueva convocatoria ha resultado una experiencia muy honda y alegre. En el colegio Santa María de Logroño hemos disfrutado de la presencia de Jesús Resucitado en la celebración litúrgica, en la oración, en el compartir juntos. Comunidad marianista, amigos y el grupo de jóvenes: todos hemos sentido la alegría de la fe y de la vida, unidos en el que nos convoca día a día para ser testigos de la Resurrección.