Adela (10 de enero) y Chaminade (22 de enero). Ellos nos siguen hablando, a través del carisma marianista, don de Dios en la Iglesia para todos. Hace dos años las cartas de ambos recorrieron el planeta con el “Icono peregrino”. Pero cada año ellos siguen hablando a través de nosotros, cartas vivas de la vida marianista. “Señor, mi corazón es demasiado pequeño para amarte, pero haré que te amen tantos corazones, que su amor suplirá la debilidad del mío” (Adela). “¡Todos vosotros sois misioneros, cumplid con alegría vuestra misión!” (Chaminade).