Se trata del “Diario” de Juan Bautista Lalanne, primer religioso marianista, de la comunidad fundacional, “hijo primogénito espiritual” del P.Chaminade. Este Diario ha sido encontrado en la “Biblioteca municipal de Burdeos”, donde lo depositó Lalanne pocos años antes de su muerte. Eddie Alexandre, religioso marianista francés, lo ha descubierto y fotografiado íntegramente. Ha comenzado la transcripción para publicarlo este año. Abarca los años fundacionales, y ha sido emocionante abrir la página de los dos últimos días del Retiro fundacional de la Compañía de María (Miércoles 1 y jueves 2 de octubre de 1817). La foto de esa página nos lleva al apunte del día de la fundación (jueves 2) donde Lalanne ha escrito: “¿Con qué intención debemos actuar? De ninguna manera queriendo fundar un ( espacio en blanco ) nuevo y poderoso, sino queriendo procurar la gloria de Dios, en tanto que Él nos lo permita en su misericordia”. O sea, que el sentido de la recién nacida Compañía de María (¡tenía unas horas de vida la SM!), no debía ser el poder sino la gloria de Dios. Un precioso apunte.  Y el apunte del 5 de febrero es también digno de considerarse y orarse: (¿Qué debo y quiero hacer?) Dar mi corazón a Jesús, para la misión de María mi madre; que Él lo reciba, y este corazón no ame mas que a Él”. Así escribía cuando estaba a punto de vivir con el resto de sus compañeros congregantes la extraordinaria Misión popular que se iba a predicar en Burdeos en la cuaresma y Pascua de 1817. Al acabar, Lalanne se presentó ante Chaminade para ponerse a su disposición, porque quería dedicarse a lo que Chaminade hacía. Era la chispa que iba a dar lugar al nacimiento de la “Pequeña Compañía”.  En la foto inferior, Lalanne, muchos años más tarde de la fundación.