La Familia marianista se ha reunido en Trenquelléon y Agen para dar gracias por esta palabra de la Iglesia:  “¡Feliz, tú Adela, que has creido” (beata=feliz). Le hemos pedido prestada la bienaventuranza de Isabel a María para decírsela a la fundadora, con toda la fuerza de nuestro carisma. Ser como María, como Adela, como Chaminade, mujeres y hombres de fe, para formar comunidades de fe, para la misión del Evangelio. Las noches del musical “La audacia de una misionera” en el castillo de Trenquelléon, inolvidables, emocionantes. Todos allí en familia y en memoria de una vocación, una amistad y una misión.

Luego, la solemne celebración de la Beatificación en el Parque de exposiciones de Agen: Ver AQUÍ el video completo de la Eucaristía.

Y el día siguiente, la eucaristía de acción de gracias en la catedral, con el traslado de las reliquias de Adela a la tumba definitiva.