Francisco con su viaje a Irak ha puesto en practica ante el mundo el último capítulo de Fratelli tutti. No basta la palabra, hay que pasar a la acción. Dialogar con las distisntas religiones al servicio de la fraternidad humana, para establecer nuevos lazos de paz y unidad.