Ha habido dos tandas de Ejercicios espirituales «históricas» en la vida marianista: una es muy conocida y la otra no. La primera tuvo lugar en Burdeos en 1839, cuando el papa le pidió al P.Chaminade que le hablara a las fundaciones (religiosos y religiosas) sobre el Carisma, que la Iglesia acaba de aprobar. Para eso, el P.Chaminade escribio la famosa «Carta a los predicadores de Ejercicios» (1839).  La tanda menos conocida, por no decir desconocida tuvo lugar en Fayt, una pequeña localidad belga. La predicó Carlos Klobb, un joven y eminente estudioso marianista, secretario del P.Simler, con quien había escrito la primera biografía del Fundador. Klobb se había convertido en un extraodinario investigador y recopilador de los escritos fundacionales, que estaban escondidos en los Archivos de la SM, hasta que Simler los empezó a estudiar en el Asedio de París durante la guerra franco-prusiana (1870-71). En 1903 una Ley francesa pone en peligro a la Vida religiosa educadora en Francia: el primer ministro Combes expulsa a todos los religiosos educadores del país. Es el drama del exilio. Los marianistas, ellos y ellas, salen de Francia y son acogidos en Bélgica, Suiza, España…  Es un momento muy doloroso. Y Simler muere. Parece el final de la vida marianista en Francia… Sin embargo, le encargan a Klobb predicar la tanda de ejercicios a los que van a elegir al nuevo superior general. Esa tanda, celebrada en ese pequeño pueblecito de Bélgica, va a asombrar a todos, pues Klobb les va a revelar el tesoro que tienen: es el comienzo de la difusión y estudio de la espiritualidad marianista, tantos años oculta. Ambrogio Albano, marianista italiano, editó el Retiro de Fayt en Roma (1999) y ahora Ágora y la Biblioteca digital marianista publican su traducción.  Ver en Espiritualidad/Tiempo y Espacio, en la BDM y aquí: PDF