Asia y África están en este momento generando mucha vida para la fe cristiana y para la Vida consagrada. Las Hijas de María Inmaculada-Marianistas, ya llevan años implicadas en Corea e India. Son dos países asiáticos donde se expanden con numerosas vocaciones. Y en África, se han consolidado en Togo y Costa de Marfil, donde los gobiernos son además autóctonos. Ahora abren nuevos caminos en Asia y en África con las fundaciones de VIETNAM Y MALAWI. Al final del Capítulo General celebrado el verano pasado, tuvo lugar el envío de las hermanas a estas nuevas misiones. La Escuela “Santa María” de Malawi, se ocupará de la educación de niñas en un contexto de pobreza y expuestas a toda clase de peligros. La comunidad de Vietnam se dedicará en un principio a la formación de jóvenes para la vida religiosa. Para el nacimiento de estas vocaciones en Vietnam y su formación, ha sido determinante el apoyo y guía de las Religiosas marianistas de JAPÓN.