Antonio González Paz sm, publica “Anda, déjate querer” en PPC, colección Sauce. Escrito en el Año de la Misericordia, se publica ahora para hacer memoria agradecida de lo que nos dejó ese tiempo, de lo que tenemos continuamente, en el mensaje permanente del papa Francisco, guiando una Iglesia que quiere tener entrañas de misericordia, como las de Jesús. Antonio lleva ya muchos años dejándonos tocar y provocar por el arte y la fe. Esta vez, la portada elegida es un “Padre que recibe a su hijo perdido”. La parábola de las parábolas. El Padre abre-puertas. El Dios de todos. Lc 15. El capítulo de los perdidos-encontrados.

El Salmo 23 presenta la ternura y la misericordia de Dios como una escolta para el ser humano. Escoltar significa acompañar para proteger o custodiar.  Saber que nuestros escoltas son la ternura y la fidelidad de Dios, es decir, su misericordia, nos permite caminar confiadamente todos los días de nuestra vida, incluso cuando caminamos por cañadas oscuras o nos perdemos por senderos escabrosos. Creemos que Dios, que tiene entrañas de misericordia y es siempre fiel, asegurará nuestros pasos guiándonos por el sendero justo. Este nuevo libro de Antonio permite descubrir mejor al Dios con entrañas de misericordia que nos reveló Jesús, que nos dice: «Anda, déjate querer…». 

                           ÍNDICE

 1. El Señor ha revelado su misericordia 

    Dos palabras hebreas: Hesed y Rahamim
    Un Dios tierno y misericordioso
    La experiencia fundante de Israel
    Pautas para la oración personal
2. Un Dios rico en misericordia
            El rostro humano de la misericordia
            Movido por la misericordia
            Impulsado por un amor sin fronteras
            Provocado por el sufrimiento de los pequeños
            La hoja de ruta del Reino
            Pautas para la oración personal
3. Obras de misericordia
    Una mujer de la vida
    Una mujer pagana
    Pautas para la oración personal
4. Parábolas de la misericordia
    Una oveja despistada
    Una mujer distraída
    Un rey misericordioso
    Un extranjero desconcertante
    Pautas para la oración personal
5. Misericordia entre espigas
    El niño con el pijama de rayas
    Hambre en «Casa del pan»
    La llamada de la tierra
    Un día entre rastrojos
    Sueños de futuro
    Pautas para la oración personal
6. Misericordia en el fondo del mar
    De Kaspar a Jonás
    La huida de Jonás
    Dios tiene una mano muy larga
    Lágrimas en el fondo del mar
    La parábola del ricino
    Pautas para la oración personal
7. Un mundo inmisericorde
    Cuatro etapas de un proceso
            La agresividad
    La incomunicación
    La cosificación
    La «solitariedad»
    El corazón de piedra
    Un mundo inmisericorde
    Pautas para la oración personal
8. Un padre con entrañas de misericordia
    Un camino empinado
    El sabor de la ternura
    Una misericordia que saca bien del mal
    Pautas para la oración personal
9. La misericordia colgada de una cruz
    Gran Torino
    Toñi, la de Lorca
    La mayor prueba de amor
    Una invitación a la misericordia
    Pautas para la oración personal
10. La misericordia revelada en una tumba
    Oruga y mariposa
    Dios ha resucitado a Jesús
    El discurso de Pedro
    Pautas para la oración personal
11. Un ámbito de misericordia
    La Iglesia, ámbito de misericordia
    Viaje al fondo del mar
    Pautas para la oración personal
12. Agentes de misericordia
    Ungüento y perfume
    Cuando no basta la justicia
    Vivir la misericordia
    Perfil del agente de misericordia
    El agente de misericordia tiene unos ojos abiertos
    El agente de misericordia tiene unos oídos despiertos
    El agente de misericordia tiene un corazón de carne
    El agente de misericordia tiene unos pies ligeros
    El agente de misericordia tiene unas manos trabajadoras
    Contagiar a otros
    A los destinatarios de la misericordia
    Pautas para la oración personal
13. Una misericordia ecológica
    Un ecologista sin fronteras
        Hacia una misericordia ecológica
    Pautas para la oración personal
14. Mater misericordiae
    María, imagen y primicia de la Iglesia
    María, Madre de misericordia
                        Una misericordia hecha acogida
    Una misericordia hecha oración
    Una misericordia hecha madre
    Una misericordia hecha don
    Vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos
    Pautas para la oración personal
A modo de conclusión